BLOG

Todos los amantes del buen jamón lo saben: un buen jamón no es nada si no está bien cortado. Imaginemos la loncha de jamón perfecta: cortada a mano -esto es importante-, con una buena proporción de grasa y fina, tan fina que casi se puede ver a través de ella. Esta loncha de jamón perfecta se consigue con un buen cuchillo jamonero y con otros tres utensilios que son sus aliados. Éstos, poco conocidos pero muy útiles, acompañarán y complementarán a tu cuchillo jamonero.

 

La importancia de contar con un cuchillo jamonero profesional va más allá de conseguir la loncha perfecta. Si tenemos una pata en casa deberemos cuidarla, y cuidar de nuestra pata significa que tenga un buen corte y mantener la superficie lisa y sin imperfecciones que luego nos vayan a estropear las siguientes lonchas que cortemos. No, no se puede cortar el jamón con cualquier cuchillo.

 

⭕️Cómo mantener tu pata de jamón

 

Una pata de jamón suele durar un par de meses, siempre y cuando los habitantes de la casa gocen de la virtud de la mesura. Durante estos meses, nuestra pata de jamón va a necesitar cierto mimo y cuidados: debe mantenerse en el jamonero, a temperatura ambiente, con la carne tapada y protegida con su propia grasa y un paño encima.

 

Además de mantenerla en buenas condiciones el corte debe ser limpio y debemos ser cuidadosos con esto y más aún con el tipo de cuchillos que utilizamos para manipular nuestra pata de jamón.

 

⭕️Cuchillos para cortar jamón

 

Entramos en materia: los cuchillos necesarios para cortar jamón son tres. ¿Tres? Sí, tres. Además del cuchillo jamonero, necesitarás otros dos tipos de cuchillos y un afilador no puede faltar en tu kit de cortador de jamón en casa.

 

El cuchillo jamonero

Se trata de un cuchillo de hoja larga, de unos 24 a 30 centímetros, fina y flexible. Puede acabar en punta o no, esto no afecta al corte. También los hay con alveolos en la hoja para impedir que las lonchas de jamón se queden pegadas.

 

El mango puede ser de acero inoxidable, de madera o de plástico, en este punto elige el que mejor se adapte a tu mano y que manejes mejor. Lo importante es que la hoja sea de acero inoxidable y que sea de buena calidad. Es la clave para escoger. Si has decidido tener una pata de jamón en casa, merece la pena invertir en un buen cuchillo, ya que, si usas un cuchillo cualquiera, podrías echar a perder tu pieza.

 

La chaira o broca

La chaira es un utensilio que sirve para mantener a punto el filo del cuchillo jamonero y para asentarlo. Si se utiliza mucho, es recomendable llevarlo a afilar una o dos veces al año, y usar la chaira para darle algún toque si ves que tu cuchillo no es el mismo que cuando abriste el jamón.

 

Para afilar el cuchillo jamonero, lo pasaremos inclinado por la parte rugosa de la chaira, moviendo el cuchillo y no la chaira, que debe quedar inmóvil.

 

Cuchillo para pelar

Antes de proceder a cortar las lonchas de jamón, debemos retirar la corteza y limpiar la parte del jamón que se vaya a consumir. Es importante que esta corteza se retire de una forma concreta, ya que la debemos reservar para cubrir la parte del jamón al descubierto y evitar que se seque.

 

El cuchillo descortezador será firme, con una hoja más ancha y más corta que la del cuchillo jamonero. Hay quien usa un cuchillo de pan, de los que tienen el filo perlado, pero existen cuchillos especiales para quitar la corteza, y aunque estos son más prescindibles, no está de más hacerse con uno para esta importante tarea.

 

Cuchillo puntilla

Así es como se llama el tercer cuchillo que necesitarás para mantener tu pata de jamón en perfecto estado de revista. Se trata de un cuchillo de hoja corta, de unos 8-10 centímetros y fuerte, terminado en punta, de ahí su nombre.

 

Su forma tan característica viene dada por la necesidad de separar la carne del hueso y llegar a las partes más inaccesibles por el hueso. El cuchillo puntilla nos permite así aprovechar la pata de jamón al máximo y por eso es muy importante.

 

Mantenimiento de tu kit de cortador de jamón

 

Un buen cuchillo es un utensilio muy valioso. Ya hemos dicho que debe ser de acero inoxidable, de buena calidad y que debemos hacerlo afilar una o dos veces al año, según el uso que le demos. No debemos meter nuestro cuchillo jamonero en el lavavajillas, ya que puede recibir algún golpe y su preciada hoja perderá facultades. Además, es recomendable ponerle una funda de teflón, que protegerá la hoja y nos protegerá a nosotros de cortarnos si lo tenemos guardado en un cajón y metemos la mano sin mirar.

 

De todas maneras, con funda o sin ella, lo recomendable es que cuides de tus utensilios de cortador de jamón tanto como cuidas de tu pata. Sin ella no son nada, y viceversa. Y tú, también eres menos sin tu pata de jamón, ¿verdad?