BLOG

Tener un jamón en casa es una suerte, pero colocar un jamón en el jamonero tiene más ciencia de la que pensamos. Es sencillo, pero deberemos tener en cuenta un par de consideraciones para sacar el mayor partido a nuestra pieza de jamón y aprovecharla bien evitando que se reseque. Si tienes pensado adquirir una pata de jamón y no sabes cómo colocar un jamón en el jamonero estás en el lugar correcto. Hoy te lo vamos a explicar todo.

 

📍Elegir un buen jamonero

El primer paso es tener claro qué jamonero vamos a elegir para colocar nuestra pieza. Como todas las cosas en el mercado hay de todo, para todos los gustos y de todos los colores. Lo más aconsejable es que sea de acero o de madera. Estos son los de mejor calidad porque suelen ser más estables y, a la hora de cortar el jamón, es fundamental.

El jamonero de acero se limpia muy bien, y por eso es perfecto para un uso profesional, pero si lo prefieres de madera, te recomendamos que te decidas por uno de madera de buena calidad, que sea sólido y estable, de diseño tradicional -huye de las moderneces- y que se pueda limpiar fácilmente.

Una vez que hayas elegido tu jamonero deberás elegir un lugar en tu casa para colocar la pieza de jamón, toda una escultura que comunica a tus invitados que van a probar un buen bocado. Pero como no es plan de ponerlo en el recibidor, lo mejor será que se quede en la cocina, ya que es lo más práctico a la hora de preparar aperitivos y comidas y también lo más higiénico.

Para poner el jamón en el jamonero utilizaremos las piezas especiales que tiene el jamonero buscando la mayor estabilidad y una buena sujeción, siendo lo más importante que la pieza no se mueva al cortarla. En ocasiones deberemos acomodarlo de nuevo según vamos consumiendo la pieza para afianzarla.

 

📍Cómo se pone el jamón en el jamonero

Entremos en materia. Para colocar un jamón en el jamonero deberemos tener en cuenta cuándo y cómo lo vamos a consumir para sacarle el mayor partido posible a nuestra deliciosa pieza. También es importante familiarizarse con la forma de la pata de jamón y conocer sus diferentes partes y las características de cada una de ellas.

 

📍¿La pezuña hacia arriba o hacia abajo?

Una de las grandes preguntas a la hora de colocar un jamón en el jamonero es si la pezuña debe ir hacia arriba o hacia abajo, y este es el quid de la cuestión.

Si vamos a consumir la pieza en casa, seguramente el consumo sea más lento que en un restaurante, así que aquí no vale decir “pues en el restaurante la tenían puesta hacia abajo, así qué yo también voy a colocar la pezuña hacia abajo”.

Para un consumo lento, lo más indicado es colocar el jamón con la pezuña hacia arriba, es decir dejando la maza al descubierto. La maza es la parte más jugosa, la que queda al descubierto cuando abrimos el jamón con la pezuña hacia arriba, lo que nos asegurará que todos los habitantes de la casa y sus invitados van a disfrutar de la parte más jugosa antes de que se seque.

 

📍Dar la vuelta al jamón

En muchos sitios de España, al llegar a los 40 años se dice que le has dado la vuelta al jamón. A todos nos llega este momento, incluso a nuestro jamón. Una vez que ya no se puede seguir loncheando la parte de la maza y la contramaza, ha llegado la hora de dar la vuelta al jamón, de manera que ahora sí, la pezuña quede hacia abajo para descubrir las partes menos jugosas.

Si tienes problemas apurando la carne para terminar uno de los lados del jamón, siempre puedes acudir a tu carnicero de confianza para que te ayude con esta complicada parte. También puedes hacerte con un cuchillo puntilla, que está especialmente diseñado para esto. En cualquier caso, es el momento de sacar buenos tacos para preparar, por ejemplo, unos guisantes con jamón.

 

Colocar una paletilla en el jamonero

Si has adquirido una paletilla en vez de un jamón, también deberás colocarlo siguiendo las mismas consideraciones, pero adaptadas a la anatomía de la paletilla, que es algo diferente. Para colocar la paletilla en el jamonero para un uso doméstico, es decir más prolongado en el tiempo, deberemos descubrir antes la parte más jugosa de la pieza, que es la maza, al igual que en el jamón, por lo que pondremos la pezuña hacia arriba.

El procedimiento es el mismo: buscar el mejor agarre de la pieza en el jamonero, teniendo en cuenta que será necesario reacomodar la pieza, y una vez que ya no podamos seguir loncheando, procederemos a dar la vuelta a la paletilla para descubrir la babilla, la parte menos jugosa.

En resumen, para poner correctamente un jamón o una paletilla en el jamonero, deberemos colocar la pezuña hacia arriba si vamos a consumir nuestra pieza en un periodo aproximado de un mes. Mucho cuidado, porque, con nuestros jamones, la tentación es constante y duran menos. Puede que guardar el cuchillo jamonero bajo llave sea necesario.