BLOG

El congelador es un gran aliado a la hora de conservar los alimentos, pero hay quesaber cómo hacerlo. Por ello hemos redactado unas precauciones basándonos en las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) y de nuestra propia experiencia.

Precauciones:

  • Tener en cuenta el tipo de congelador. La capacidad para congelar viene marcada por el número de estrellas, a mayor número, más enfrían. Esta información antes podíamos verla en una pegatina en el exterior del equipo, ahora esto no es tan fácil y habrá que buscar esta información dentro del congelador o en las instrucciones. Según el número de estrellas:
    -6ºC de temperatura mínima, por lo que serán congeladores para mantener unas horas los alimentos.
    -12ºC de temperatura mínima. Los alimentos se pueden congelar hasta unos tres días.
    -18ºC de temperatura mínima. Los alimentos duran meses congelados.
     -24ºC la congelación es más rápida y permite congelar mayor cantidad de alimentos y durante más tiempo.

  • Es aconsejable envasar los productos en porciones pequeñas, ya que de esta manera, la congelación será más rápida y conllevará menos riesgos alimentarios. Esto no sólo facilita su congelación, sino que también permite una mejor organización de las raciones.

  • Las bolsas de envasado herméticas son una buena opción para guardar alimentos en el congelador, pero hay que tener en cuenta que son de un sólo uso y que debe dejarse espacio para que el alimento se expanda al congelarse.

  • Saber que aunque congelados, los alimentos no son eternos. Según el tipo de producto pueden durar más o menos, y siempre se deberá cumplir el principio FIFO ( First In, First Out), esto significa que lo primero en entrar, es lo primero en salir. Etiquetar con fecha de entrada, a parte del nombre del alimento, todo lo que vayamos a congelar, nos ayudará a seguir este principio y evitar que se nos quede al final del congelador un paquete del cual no tenemos nada de información... ¿qué es? ¿cuándo lo congelé?

  • Respecto al tipo de alimentos, siempre es preferible que sean lo más frescos posible. Si hablamos de alimentos que ya compramos congelados, lo mejor será mantener la cadena de frío desde el super a casa, usar las bolsas de congelados y meterlo nada más llegar. Todo el tiempo que perdamos hasta que congelemos un alimento, puede afectar a características como la textura, el sabor y el color.

  • No congelar la comida demasiado caliente. Puede que por falta de tiempo nos pongamos a cocinar para toda la semana y congelemos, si es así, será mejor enfriar los alimentos en la nevera antes de meterlos al congelador, ya que puede afectar a la congelación de lo que ya esté dentro al subir la temperatura, y además, consumirá mayor energía.

  • Descongelar siempre en refrigeración, usar las partes inferiores de la nevera para ello, no dejar los alimentos a temperatura ambiente, y menos en verano.

  • Una vez descongelado, consumir los alimentos en las siguientes 24h. Si no es posible, hay que cocinarlos.