BLOG

 

Una buena receta de croquetas de jamón no es solo una manera de agasajar a tus invitados, sino de disfrutar del sabor de lo tradicional y de la materia prima de calidad en el día a día.

Su popularidad no se explica por la receta en sí misma, sino por el peso de la tradición. Es un plato tan nuestro que pasa de generación en generación, y cada cual le da su estilo hasta llegar a convertirlas en su receta estrella. Nació en Francia, pero fue en España donde se perfeccionó gracias al empleo de ingredientes exquisitos como el jamón. Y no cualquier jamón, sino el nuestro, el de aquí. El mejor.

👌¿Qué jamón es mejor para croquetas?

Los ingredientes que se utilicen para hacer la croqueta determinará su éxito final, y el jamón es un producto que siempre triunfa. Elegir el mejor es cuestión de preferencias aunque, por lo general, se querrá reservar el jamón ibérico para degustarlo tal cual, cortado en lonchas solo o en tostadas. El jamón de bellota ibérico, la paleta de bellota o el jamón cebo de campo ibérico entran dentro de esta categoría, y en el catálogo de Pinante puedes encontrar ofertas muy suculentas.

El jamón serrano reserva o gran reserva Pinante, que tiene un sabor igualmente exquisito, se prestan más a este tipo de elaboraciones. Sin embargo, y como veremos, los grandes chefs no renuncian a hacer croquetas de ningún tipo de jamón, pues aunar una elaboración popular con un producto tan bien valorado es garantía de éxito.

Si te encantan las croquetas de jamón, nuestro consejo es que compres la pieza completa en la sección “Jamones”. Podrás usar para la masa las hebras y la carne más dura qué queda cerca del hueso y no se puede cortar en lonchas con tanta facilidad. Así aprovecharás al máximo el producto.

🍴Las mejores croquetas de jamón

Está claro que también hay que tener cierta pericia, pues de nada sirve tener la mejor materia prima si esta se estropea con una elaboración poco acertada. Hay que controlar las cantidades para que el relleno tenga el punto exacto entre cremosidad y dureza, dejar reposar la masa el tiempo suficiente y rebozarlas muy bien. Esto último implica controlar la temperatura del aceite y el tiempo.

No te asustes, solo es cuestión de práctica. Si eres principiante, lo ideal es que sigas una receta popular de alguno de los grandes maestros de la cocina. A medida que te hagas con ella, la irás adaptando a tu estilo y tus gustos para convertirte en el experto en croquetas de jamón que es bienvenido en cualquier casa. Te dejamos algunas para que vayas probando.

✔️Receta de croquetas de jamón serrano

La receta de croquetas de jamón de Karlos Arguiñano está entre las más reconocidas. Utiliza jamón serrano (200 gramos), un diente de ajo, aceite de oliva virgen extra, una cebolleta, harina (100 gramos), leche (un litro) y perejil. A esos ingredientes, que son los de la masa, hay que agregarle los del rebozado: huevos batidos, pan rallado, harina y aceite de oliva.

 

Son unas croquetas de jamón de serrano con bechamel clásicas, para las que hay tener buena muñeca para hacerlas, pues es uno de los secretos es mover bien para integrar todos los alimentos. Lo primero será picar muy bien la cebolleta y el ajo y rehogarlo unos minutos en la cazuela con aceite. Después hay que añadir el jamón picado.

Lo siguiente será añadir la harina y rehogar bien. Sin dejar de remover, para lo que puedes usar unas varillas metálicas, tendrás que añadir la leche poco a poco y cocinar durante unos 20 minutos. Un truco para que no se queden grumos es agregar la leche templada o a temperatura ambiente, en lugar de recién sacada del frigorífico. El último ingrediente de la masa será el perejil.

La masa debe reposar, así que se debe repartirla en una fuente y cubrir con un papel film. Para asegurarte de que no se pega, puedes untar el recipiente con un poco de aceite.

Cuando la masa esté fría se podrá cortar y moldear fácilmente para darle la forma de las croquetas. Después habrá que pasarlas una a una por harina, huevo y pan rallado, para a continuación freírlas en el aceite bien caliente.

✔️Receta de croquetas de jamón ibérico

En este apartado, destacamos la receta de croquetas de jamón ibérico de Alberto Chicote, que triunfó en Instagram con su elaboración. Usa aceite (40 g), mantequilla (100 g), leche (un litro), nata (200 g), harina (90 g), cebolla (200 g) jamón (150 gramos), además de un truco que le da el máximo sabor y ahora: los huesos del jamón. ¿Ves como de la pata se puede aprovechar todo?

El primer paso es poner la leche y la nata a calentar junto a los huesos del jamón, en un cazo tapado y durante 20 minutos. Mientras tanto puedes ir picando el jamón muy fino, junto al resto de ingredientes.

En la cazuela en la que harás la masa debes poner la mantequilla y el aceite. Agrega la cebolla bien picada y deja que se haga a fuego lento durante unos 10 minutos. Añade luego el jamón picado y espera unos cinco minutos a que suelte su grasa, lo que le dará sabor.

A continuación, agrega la harina y ve movimiento para que se mezcle bien, con cuidado de que no se tueste (no más de cinco minutos). Lo siguiente será añadir la mezcla de leche y nata que has estado infusionando con los huesos del jamón, poco a poco, removiendo bien y comprobando que se ha ligado antes de agregar más. Cuando esté toda, deja hervir a fuego lento durante unos 10 minutos, sazona al gusto con pimienta molida y nuez moscada.

Deja la masa enfriar para que se endurezca antes de darle forma y rebozar las croquetas, que también es un paso importante: poca harina, huevo, pan rallado y freír en aceite a unos 170-180 grados. Además de todo esto, Chicote da la clave en su perfil de Instagram: “Cuanto mejor jamón, mejor”, escribe. Hazle caso que sabe de lo que habla.

✔️Receta de croquetas de jamón cremosas

Con las croquetas, como con todo en la vida, es cuestión de gustos: hay quien las prefiere algo más sólidas y a quien le encanta la bechamel, luego las quiere más suaves. Con la receta de Alberto Chicote te quedarán unas croquetas de jamón cremosas ideales, pero por si acaso te dejamos esta otra de Carme Ruscadella

Ella también emplea aceite de oliva y mantequilla, leche (medio litro), harina de trigo (80 g), maicena (50 g), jamón ibérico cortado muy fino (160 g), una cebolla picada, tres yemas de huevo, tres claras, sal, pimienta y nuez moscada, además de lo necesario para el rebozado.

La elaboración va en la línea de los anteriores. En una sartén, pon aceite y sofríe la cebolla a fuego lento, hasta que tome el clásico color dorado. Agrega el jamón y remueve para que se cocine y suelte su grasa.

En un bol aparte debes mezclar la harina, la leche, la maicena y las yemas, usando las varillas para que todo quede bien integrado. Agrega las especias y ve agregando poco a poco a la sartén en la que estabas cocinado el jamón y la cebolla, sin dejar de remover. Cuando esté toda, aparta el fuego y deja enfriar la masa.

Puedes usar las claras para rebozar las croquetas, que también deben pasar por la harina y el pan rallado en el orden habitual (harina, huevo y pan rallado). Cuando termines de freírlas en un aceite bien caliente, te habrán quedado unas croquetas cremosas y gustosas como pocas.

¿Verdad que te apetecen? Seguro que puedes incorporar algunos trucos a tus recetas para iniciar tu propia tradición y deleitar a los que te rodean. Las croquetas de jamón son un clásico que nunca falla, siempre que se haya contado con la materia prima ideal, buena mano y mucha práctica.