BLOG

 

Hay ocasiones en las que tener un jamón en casa es casi imprescindible. Para fechas especiales es un valor seguro y en el día a día puede ser la base para diferentes preparaciones, como huevos rotos o guisantes con jamón. Mucho se habla del jamón, y sí está muy rico, pero no debemos olvidarnos de la existencia de la paleta, el producto que se obtiene de las extremidades anteriores del cerdo y que, entre otras cosas, suele ser algo más asequible, sin que esto signifique necesariamente que sea de peor calidad. 

Una paleta ibérica es muy sabrosa y tiene poco que envidiarle a un jamón ibérico. Se trata de un producto muy similar y de gran calidad. Vamos a ver cuándo y por qué comprar una paleta ibérica.

🍖Qué es la paleta ibérica y en qué se diferencia con el jamón

La paleta ibérica es la extremidad anterior de un cerdo ibérico. Suele ser una pieza más corta y de menor peso que el jamón, por lo que suele parecer una pieza más barata y esta es una las razones por las que erróneamente se puede pensar que es de peor calidad que el jamón, pero la diferencia de precio simplemente radica en que la paleta es de menor tamaño. 

El proceso de curado de la paleta y el jamón es el mismo, aunque el de la paleta, al ser una pieza más pequeña suele ser más corto. Esto por supuesto también tiene impacto en el precio final, aunque esto no implica que sea de menor calidad. Procediendo del mismo animal, hay que ser un experto catador de jamones para notar la diferencia entre una paleta ibérica y un jamón.

No podemos olvidarnos de las diferencias anatómicas entre el jamón y la paleta, que condicionan una característica tan importante como es el aprovechamiento de cada pieza. En el caso del jamón la disposición de los huesos hace que sea más fácil el corte y se puedan sacar más lonchas. 

🐷Extremidades anteriores y posteriores

Y el caso es que sí que hay diferencias en el sabor: una de las más importantes es la manera de infiltración de la grasa en cada pieza. Para conseguir una buena infiltración, los cerdos ibéricos etiqueta negra y etiqueta roja viven en la dehesa, donde se pueden mover a sus anchas y gozan de mucho espacio. Así es como se produce una buena infiltración en la carne, y esto influye también en el sabor y en los matices. Como sucede en todos los animales, al hacer ejercicio las patas traseras trabajan más que las delanteras, y aquí reside la gran diferencia: el jamón está más desarrollado que la paleta y la grasa se infiltra de otra manera. Sí, la paleta tiene menos grasa, pero su grasa es igual de buena que la del jamón, es decir contiene ácidos grasos que nos ayudan a controlar el colesterol.

🤔Por qué comprar una paleta paleta ibérica

La primera razón es muy sencilla: porque son deliciosas. Y ahora vamos a seguir hablando en serio y con razones de peso (en sentido figurado y también en su sentido más literal).

Ya hemos comentado las diferencias entre un jamón y una paleta: la paleta es más pequeña y económica que el jamón, lo que no supone en ningún caso una menor calidad, ya que solamente los costes de producción de la paleta hacen que su precio final baje. Si a esto añadimos que suelen ser de menor tamaño, entendemos perfectamente que una paleta resulte más económica que un jamón, sin ningún impacto en su calidad. La creencia de que la paleta ibérica de bellota es de menor calidad que el jamón ibérico de bellota es falsa. Si una paleta sale buena, estará muy buena.

La alimentación del animal, su modo de cría y el proceso de curación son factores más decisivos en cuanto al sabor que la parte del animal de la que proceden, y así una paleta ibérica siempre será de mejor calidad que un jamón de cebo.

El tamaño de la paleta también puede resultar una razón de peso para decantarnos por una pieza u otra, ya que, si bien un jamón puede alcanzar los 7 o 7,5 kilos, la paleta suele ser algo más pequeña. Esto puede jugar a nuestro favor si tenemos la pieza en casa en una unidad de convivencia pequeña, de dos o tres personas. Acabaremos con ella antes, evitando que nuestra querida pieza se seque o pierda jugosidad.

En resumen: si lo que buscas es calidad top con un buen precio la paleta ibérica es una muy buena opción. La calidad del producto tiene más que ver con el modo de cría y la alimentación del animal que con las diferencias anatómicas.