BLOG

 

Puede que los guisantes no sean de tus platos favoritos después de alguna que otra decepción tal vez en un menú del día, pero lo cierto es que los guisantes con jamón son un plato sano, muy completo y sencillo de hacer. El secreto, como en casi todas las recetas, es cuidar el producto y seguir una buena receta.

 

Por este motivo y porque nos encanta que disfrutes de nuestros productos de maneras diferentes, hoy te vamos a dar la receta de guisantes con jamón. Es una receta muy sencilla y agradecida. Apta para todos los miembros de la familia, nos solucionará una cena rápida y equilibrada, ya que los guisantes son ricos en proteína vegetal y vitaminas y una interesante fuente de fibra. Si a esto le añadimos un poco de jamón, tendremos un plato sabroso y saludable, y casi no vamos a necesitar tomar un segundo plato, ya que los guisantes sacian con facilidad. Para completar el plato nutricional solamente nos hará falta un poco de pan, perfecto para acabar con la salsa.

 

Los guisantes, un discreto invitado de muchos platos

 

Los genetistas los veneran por haber sido los protagonistas de los experimentos que dieron lugar a las famosas leyes de Mendel, que sentaron las bases de la genética y que aún hoy se estudian en las universidades. También son protagonistas de clásicos cuentos infantiles, y los niños los suelen adorar, lo que es una buena noticia porque les aportan numerosos nutrientes y de calidad.

 

Esféricos y de color verde, tiernos y de sabor dulce, los guisantes son una deliciosa legumbre que solemos ver en discretas cantidades en muchos platos: ensaladilla rusa, arroz tres delicias o en algunos guisos de carne o pescado. Lo cierto es que, si bien alegran con facilidad cualquier receta, un buen plato de guisantes con jamón está buenísimo y es muy sano. Los guisantes frescos también están deliciosos si los comemos directamente de la vaina que los protege.

 

Esta legumbre de color verde que mucha gente considera una verdura, se ha cultivado desde hace más de diez mil años. Se dice que de la India se exportaron a China, siempre presentes en su gastronomía. Miles de años después, su cultivo llegó a Europa, donde primero se usaban como forraje, y no fue hasta el siglo XVI cuando se empezaron a cocinar para consumo humano, hasta el día de hoy, en el que son un alimento muy frecuente en la alta cocina.

 

Cómo hacer guisantes con jamón

 

Para preparar unos buenos guisantes con jamón, lo primero que debemos tener en cuenta es qué tipo de guisantes vamos a utilizar. Los guisantes son una legumbre de primavera y se pueden comprar frescos a partir del mes de marzo y hasta mayo o junio. En caso de elegir los guisantes frescos, deberemos tener en cuenta el tiempo que vamos a tardar en sacarlos de su vaina y cocerlos. Por otra parte, si vamos a hacer guisantes con jamón fuera de temporada, podemos echar mano de una tarro de guisantes en conserva o congelados. También se pueden encontrar a granel desecados, y en ese caso necesitaremos haberlos remojado el día anterior o, al menos, durante 12 horas.

 

Para el jamón lo ideal es usar tacos, por lo que puedes cortar una loncha gruesa desde tu jamonero o hacerte con una mini pieza de nuestro jamón para poder hacer los tacos a tu gusto.

 

Receta de guisantes con jamón

 

Una vez aclarados los dos puntos previos sobre los ingredientes principales del plato que nos ocupa, vamos a explicar paso a paso cómo se preparan los guisantes con jamón.

Ingredientes para 4 personas:

    300 gramos de guisantes

    150 gramos de jamón Pinante en tacos

    1 cebolla o una cebolleta

    1 diente de ajo

    Una cucharada sopera de harina

    Aceite de oliva

 

En primer lugar, cocemos los guisantes. Si son frescos necesitaremos unos quince o veinte minutos y si son congelados un poco menos, alrededor de seis u ocho minutos. Cuando estén, escurrimos y reservamos el caldo.

 

Picamos el ajo muy pequeño y la cebolla o la cebolleta para rehogarlos a fuego bajo. Cortamos también el jamón en tacos no muy grandes y lo incorporamos al sofrito cuando la cebolla empiece a dorarse. Es el momento de incorporar la harina y una cucharada del agua de cocción de los guisantes y remover para que la salsa ligue bien. Cuando tenga apariencia cremosa, se agregan los guisantes y se remueve bien para uniformar.

 

A continuación, emplatamos y listo para disfrutar.

 

Como ves, la receta de guisantes con jamón es muy sencilla y si coordinas la cocción y la preparación del sofrito (es decir, si los guisantes se van cociendo mientras cortamos y rehogamos cebolla y ajo), el tiempo de preparación es muy corto, por lo que ya tienes una nueva receta saludable y rica para comer sano.