BLOG

Los huevos rotos con jamón son un plato tan sencillo como delicioso, pero no por sencillo su elaboración se debe descuidar. Cuidar el producto y elegir los ingredientes de la mejor calidad es fundamental para un buen resultado. No por nada están entre los platos favoritos de los paladares más excelsos no solo en España, sino de medio mundo, y esto es algo que se demuestra cuando nos visitan las celebrities más top del panorama internacional.

 

Pero lo mejor es que no hace falta pertenecer a la jet set para poder degustar un buen plato de huevos con jamón. Podemos encontrar huevos rotos con jamón en los menús de muchos restaurantes de cualquier rango, y aquello que los diferencia, además de una buena técnica, es un buen producto.

 

Hoy vamos a compartir la mejor manera de hacer huevos rotos con jamón según una receta que llevamos décadas haciendo en nuestra casa.

🍖Ingredientes para preparar huevos rotos con jamón

Si quieres preparar huevos rotos con jamón para dos o tres personas las cantidades serán las siguientes:

  • 4 huevos
  • 4 o 5 patatas
  • 200 gramos de jamón ibérico
  • aceite de oliva virgen extra, el suficiente para cubrir todas las patatas
  • sal

 

Como ya hemos dicho, para preparar unos buenos huevos con jamón serrano, lo más importante es contar con un producto de calidad, ya que esto es lo que marca la diferencia. Trataremos de contar con patata nueva o temprana, la ideal para las patatas fritas: de sabor suave y textura firme, así no se desmenuzarán en la sartén.

 

Si se puede, lo mejor es usar con huevos frescos de corral, de esos que tienen la yema de un amarillo que los urbanitas más urbanitas nos quedamos sorprendidos al verla. En algún supermercado puedes encontrar alguna marca, pero lo mejor es buscarlos en una tienda de barrio.

 

Por último, el jamón, el gran protagonista de este plato, el que lo lleva al grado de delicatesen. Esto lo puedes encontrar, por supuesto, en nuestra tienda. Para hacer los huevos fritos con jamón, es preferible cortar lonchas finas, si es posible de la parte más jugosa, la más cercana al hueso, para poder aprovechar todos los matices de la parte grasa del jamón, esos matices que luego se fundirán con el sabor de las patatas y nos transportarán a otra dimensión. Más adelante desvelaremos nuestro truco particular para llevar esto al grado supremo.

 

No nos olvidemos de un elemento fundamental: el aceite. Podemos usar los aceites más recomendados para freír, que son el aceite de orujo de oliva y el de girasol, pero también podemos utilizar perfectamente aceite de oliva virgen extra para sentar a nuestros huevos con jamón en el olimpo de las delicias caseras.

¡Ah! Y recuerda comprar un buen pan para mojar la yema.

🍳Qué utensilios necesitas para hacer huevos rotos con jamón

Después de repasar los ingredientes es hora de remangarse: repasemos la alacena y busquemos un buen cuchillo patatero, una cuchara y una espumadera en la que no se vayan a pegar los huevos al sacarlos de la sartén, a no ser que queramos servir unos huevos revueltos con jamón.

 

La sartén es un utensilio que también puede determinar nuestro éxito o nuestro fracaso en este punto. Debe tener algo de profundidad, y los recomiendan las de hierro fundido, ideales para freír y saltear, pero también valdrá la que usamos normalmente para freír los huevos en casa, a no ser que se nos suelan pegar (en ese caso es el momento de hacernos con una nueva sartén).

 

Por último, necesitamos un cuchillo jamonero para cortar finas lonchas de jamón y poco más. Una de las ventajas de este plato es su sencillez, a pesar de que aquí estamos revisando la manera de obtener el mejor resultado de nuestros huevos estrellados con jamón.

👀Cómo hacer huevos rotos con jamón paso a paso

Nos vamos a poner ya manos a la obra. Repasemos: sartén a punto, aceite a punto, patatas nuevas, huevos frescos, jamoncito bien cortado con su tocino, espumadera y un plato grande y bonito para presentarlos. Listo.

 

Lo primero será pelar las patatas y cortarlas a la panadera, ni muy finas ni muy gruesas, algo menos de medio centímetro de grosor. Se fríen hasta que hayan conseguido su punto, no demasiado crujientes porque arruinarían el sabor del jamón.

 

Se retira el exceso de aceite, se salan y se colocan en el plato en el que se vayan a presentar haciendo una camita para el jamón, que añadiremos a continuación para aprovechar que el calor de las patatas funda ligeramente la grasa del jamón. Este punto es el que marca la diferencia a la hora de conseguir un sabor perfectamente integrado entre los distintos ingredientes.

 

Por último, freímos los huevos uno a uno en aceite bien caliente para que saquen su tan valorada puntilla y los vamos colocando sobre la cama de patatas y jamón. Es muy importante que la yema no se cuaje demasiado para que se pueda mezclar con las patatas y el jamón. Rematamos con una pizca de sal para los huevos y listos para llevar a la mesa.

🥚Cómo romper los huevos con jamón

Nuestro delicioso plato ya está en la mesa y ahora solamente queda el toque final, el toque maestro: el corte. Echa mano de un cuchillo de mesa, de los de punta redonda, y de un tenedor, y corta los huevos de forma transversal para que se rompan y la yema libere todo su potencial de sabor. Que empiece la magia.

🍞Cómo acompañar tus huevos estrellados con jamón

Estamos ante un plato sencillo que se suele disfrutar como plato único sobre todo si lo preparamos en casa. Tal vez un buen queso manchego de aperitivo no estaría de más, y una copa de vino tinto puede poner la guinda al pastel, pero lo que no podemos olvidar y ya lo hemos avisado al principio es un buen pan, con su miga esponjosa y su corteza crujiente. Aquí destacaríamos el pan gallego, pero una barra candeal, con su miga densa y prieta tampoco le va nada mal. No olvidemos cuidar también de este detalle, porque de él depende que nos quedemos con un buen sabor de boca tras rebañar hasta el último resto del plato. Quedará limpio, lo garantizamos.