BLOG

Por fin ha llegado el buen tiempo y, con él, las ganas de salir al aire libre y disfrutar de la naturaleza con la familia o con los amigos. Un picnic en el campo o una barbacoa en el jardín son un plan estupendo para estos días de calor, pero siempre teniendo en cuenta los riesgos que esto puede entrañar. Y es que el calor es uno de los mejores amigos de las bacterias y a ellas les encantaría apuntarse a tu picnic, lo cual puede acarrear graves consecuencias para la salud.

Comer al aire libre de forma segura no es nada complicado, solamente hay que seguir unas cuantas recomendaciones de seguridad alimentaria al preparar nuestro almuerzo al aire libre. Así, podremos disfrutar de la naturaleza, la buena compañía y por supuesto, de la comida más rica con toda la seguridad.

🍏Consejos básicos de seguridad alimentaria

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ofrece unos sencillos consejos de para evitar posibles intoxicaciones por la presencia de bacterias en nuestras comidas al aire libre y para que podamos tener la barbacoa segura que todos deseamos.

La clave principal está en conservar la cadena de frío, es decir, minimizar el tiempo en el que los alimentos estén expuestos a la proliferación de bacterias, algo que se ve favorecido con el calor o con cambios de temperatura bruscos. Por ello, lo mejor es preparar la comida justo antes de salir, dejando todo en la nevera de casa hasta el último momento, con el fin de que la comida no pase más tiempo del necesario a temperatura ambiente.

Además de esto, necesitamos mantener la higiene y la conservación de los alimentos a través de una buena organización de nuestra cesta de picnic. Lo mejor es llevar todos los ingredientes en envases herméticos, para evitar que goteen o se abran, sin mezclar distintos tipos de alimento y, en la medida de lo posible, cortándolos en el destino para minimizar la superficie de colonización de las bacterias. 

🥪Un picnic sin riesgos

En un picnic, lo más normal es que llevemos la comida ya cocinada para consumirla fría. Gazpacho, salmorejo, ensaladas, ensaladilla rusa –¡mucho cuidado con la mayonesa!– y los embutidos son los elementos más frecuentes en el menú.

Si vamos a llevar tortilla de patata es importante que esté bien cuajada, ya que el huevo crudo es un factor de riesgo en nuestras comidas al aire libre. Por el mismo motivo, la mayonesa casera es desaconsejable, ya que los cambios de temperatura no le sientan muy bien. Mejor una industrial, o mucho mejor sustituirla por un aliño clásico de aceite y vinagre.

Los embutidos y el jamón son una opción muy buena ya que aguantan muy bien la jornada fuera de la nevera y son unos perfectos acompañantes. Además, muchos de ellos se venden en envases al vacío o los puedes envasar tú mismo en casa si dispones de una máquina a tal efecto. Con esto, te puedes ahorrar muchos disgustos y, a la vez, un poco de espacio en la cesta.

🌭Una barbacoa segura y divertida

Por otro lado, si nos vamos de barbacoa vamos a llevar carne cruda. Para ello es importante guardarla bien en recipientes herméticos o, mejor aún, envasada al vacío y bien refrigerada. Evitemos los hielos y apostemos por acumuladores de frío, ya que estos no liberan líquidos que puedan afectar a la conservación de las carnes.

Para evitar contaminación cruzada es muy recomendable utilizar cuchillos y pinzas diferentes para manipular la carne y las verduras, ya que la contaminación cruzada tiene lugar cuando alimentos cocinados entran en contacto con ingredientes crudos. Un ejemplo típico es el contacto de los líquidos de la carne cruda con alimentos cocidos. Evitar este contacto es tan sencillo como no juntar crudos y cocinados y utilizar diferentes cuchillos tablas de cortar para unos y otros.

🍩Precauciones en tiempos de COVID-19

Si queremos disfrutar de una barbacoa segura en estos tiempos que corren, lo mejor es tener en cuenta las recomendaciones de seguridad frente a la COVID-19. Ya sabemos mucho de la transmisión de este virus y estamos más que acostumbrados a tener conductas seguras, y por lo tanto este capítulo tampoco debería entrañar mayor problema.

Como sabemos, al estar al aire libre el riesgo de transmisión es menor. Recordemos protegernos al toser o estornudar y lavarnos las manos después de hacerlo y también antes de empezar a manipular la comida. En caso de encontrarnos en el campo, podremos echar mano de nuestro ya inseparable amigo el gel desinfectante para no tener que evitar usar demasiado jabón.

Es importante no compartir cubiertos y vasos. Para descartar confusiones se pueden marcar con algún color, etiqueta o pegatina. Hay miles de formas para personalizar nuestro vaso y reconocerlo siempre.

En cuanto a la comida, intentemos que las raciones sean lo más unipersonales que se pueda para no tener que compartir platos y reducir así la posibilidad de que proliferen nuestros microorganismos.

🍖Tus mejores aliados para comer al aire libre

La nevera portátil es imprescindible para comer al aire libre de forma segura. Debemos recordar que una nevera portátil normal no enfría, sino que únicamente mantiene la temperatura. Es necesario meter acumuladores de frío para asegurarnos de mantener la temperatura adecuada de los alimentos. Además, para optimizar su funcionamiento deberemos guardarla en la parte más fresca del coche y una vez en nuestro picnic o barbacoa segura, deberemos vigilar que esté siempre a la sombra, abrirla y cerrarla el menor número de veces posible, y dejarla siempre bien cerrada una vez hemos sacado el alimento que necesitamos. Tratemos de calcular las cantidades justas para no llevarnos sobras a casa, y menos sin cocinar, porque de vuelta a casa también hay un riesgo, no nos olvidemos.

Para evitar la contaminación cruzada es importante no usar los mismos cuchillos o tablas, y de la misma manera usar recipientes herméticos independientes. Estos recipientes limpios y secos serán buenos aliados en nuestra cesta y es importante planificarlos y organizarlos bien para que cada alimento vaya en un compartimento estanco.

🥬️Ideas para meter en tu cesta

Después de tener en cuenta estos consejos para comer al aire libre de forma segura, el menú queda a nuestra elección. En un picnic siempre son interesantes las empanadas y la tortilla -recuerda: bien cuajadas- ensaladas, frutas y embutido. Estos cuatro invitados aseguran una comida equilibrada y saludable, así como una comida segura al aire libre.

En el apartado de platos desaconsejados volveremos a mencionar las comidas con huevos poco cocidos o crudos, el pescado y la carne cruda, por ejemplo, el salmón ahumado o el rosbif.

Quien come al aire libre ama la naturaleza, y por ello es importante respetarla. Utiliza la menor cantidad de elementos no reutilizables como cubiertos, platos y vasos de plástico, aprovecha bien la comida y si vas a hacer una barbacoa recuerda tener mucha prudencia y respetar escrupulosamente la normativa contra incendios. Es muy importante cuidarnos y cuidar el medio ambiente para poder seguir disfrutando de reuniones al aire libre.

No olvides echar un vistazo a todos nuestros productos, porque muchos de ellos te ayudarán a marcar la diferencia en tu próximo picnic o barbacoa segura. ¿Por qué no pruebas a llevarte alguno de nuestros jamones loncheados y envasados al vacío? Con un poco de tomate y una tosta de pan, te sabrá a gloria en plena naturaleza.